Polillas copulando.

Sale el sol. El equinoccio Vernal ha pasado de largo sin que nadie se de cuenta. Modo primavera ON.

Como pajarraco que retorna de otras latitudes, el Motociclista Común, reaparece desde lo más recóndito de su garage , rodando desde una invernalia fabulada, construida con  anticorrosivo, cargadores de batería y un miedo al agua y al frío que no se entiende.

Dispuestos a lucir sus plumajes nuevos, son atraídos, domingo tras domingo hasta bien entrado el mes de Octubre, hacia oráculos locales de diverso tamaño, calado y pretensiones a lo largo y ancho de la geografía Europea.

En el Reino Unido en particular, el Motociclista Común, se caracteriza por su capacidad innata para entablar conversación con todo aquello que se mueva, siempre y cuando se cumplan dos condiciones primordiales:

  • Habernos pertrechado del correspondiente Mug of Tea. (Builders Tea, por favor. Seamos serios…)
  • Que nuestro inminente interlocutor se encuentre, bien encima, o bien al lado, o por lo menos cerca…, y preferiblemente no debajo, de una moto.

Como este año hay una diferencia substancial con temporadas anteriores, debido evidentemente a la fiebre rupturista aguda que campa a sus anchas por las islas, me pregunto, si a la hora de la verdad, seré capaz de medir  con mi termómetro sociológico imaginario un cambio en la gente. Incluso me pregunto si seré capaz de registrar una señal que me indique si efectivamente las cosas han cambiado.

Mi calendario de eventos está repletito y las fechas se solapan. Este fin de semana, o me acercaba hasta inauguración de la nueva tienda de Bolt, o me apuntaba a Prescot con mis colegas y excompañeros del ACE.

Con la primera opción mi demoscopia iba a salir un poco caca, porque simplemente ya se sabe que el progresío de bigote, barbita y pantalón vaquero retro sin lavar tira pa Cuenca, y con la segunda, pues voy  hacia provincias, y podría sin duda oler a rancio.

Así que… a Prescot, territorio del Bugatti Owners Club. Que no se ha visto tarde de toros decente si el toro es manso.


Prescot Bike Festival 2017.

1695-map- Prescot

 

Es sábado por la tarde, preparando el alforjado motoril y sopesando la idea de una tienda de campaña por si las moscas. Cómo?? Nada de tienda, Hamaca y listo, que es casi verano (Sic).

Yo estoy esperando puntualmente al equipo de eventos del Ace que va con una de las furgonetas llena de merchandise para el evento y una Triumph Truxton 1200 Edición especial del ACE Cafe.

Llegamos al Bugatti owners club de noche, y tras un breve parlamento con la organización, entramos los tres teniendo sólo dos pases como en un buen chiste de un Gallego, un Lombardo y un Escocés… se aparca, y al Clubhouse.

Promedio de edad 50 plus. La gente tan tranquila charlando, banda Rockabilly madurita cumpliendo sobradamente, y como en el local tienen su propia cerveza  casera, pues unas pintas de Hill Climb.

Hay formas y formas de ser abuelo. Los miembros del Club tenían aparcado delante del bar un coche fúnebre. A primera vista, por si acaso.

En realidad, en donde debería de ir el ataúd…  pues está el motor a reacción de un Jet. Fully operational.  Estooo,  por donde íbamos….

En un visto y no visto, cerramos el soiree (como de costumbre) y terminamos váya usted a saber cómo, con la hamaca colgada dentro de la furgoneta del Ace, Olly en una cama plegable de campaña debajo , y Ash en la cabina al mas puro estilo Gipsy Kings. Orgullo merchero, o como se dice aquí en la pérfida Albión: a bloody bunch of Pikeys. Hoy no muero de glamour. Es lo mas cerca del circo que he estado en mi vida. Esto debería titularse Travellers Galore.

En fin. Que amanece bonito, y a eso de las 5 am ya estoy por los prados esperando a que salga el sol para tirar unas foticas.

Prescott 2017-2

Me lo paso pipa a lo Ansel Adams, hasta que comienza  a levantarse todo el mundo, y voilá, sucede.

Los de el campamento jicho de al lado son unos gentleman del XJR Club , que se han traído una buena selección de, efectivamente, XJR´s, y están preparándose para instalar su tenderete.  Al primer sorbe de té mañanero , se acerca el primer señor inglés majete del día, a charlar sobre mi hamaca que le tiene intrigadísimo y le parece muy buena idea. Que si esto y lo otro… quieres café? y aquí no hay rastro de Brexit por ninguna parte.

Me subo a desayunar. El primer cliente. Que conste. Y la señoriña un encanto. Que no funciona la tostadora , que ahora me la arreglan, que si de dónde vienes…

Ni rastro de la cosa esa por aquí tampoco.

Prescott 2017-11


Con el transcurrir del día, el recinto se llena sin avasallar, The Hill Climb, con motos y otros artefactos, es una operación popular sin pretensiones donde sube cualquiera que se haya inscrito. El ambiente, de domingo de verano. Ganas de hacer proselitismo a la fiebre de insularidad que parece haber tomado el país según los telediarios? Cero.


 

Un memento. Dos mods despistados con sus motos italianas, en las instalaciones del club de propietarios de un coche italiano a media hora de Liverpool. Voolare…

Prescott 2017-5

Otro:  -Qué opina usted del Brexit?-

Prescott 2017-12

 

Pues eso. Que aunque el panorama politico de las islas sea una historia de polillas y naftalina, de queso con gusanos y agendas partidarias. Aunque nos cuenten la de Nostradamus y nos quieran poner de bedel al tío de la vara, cuando sale el sol, lo que más mola es un helado de pistachio. Y aunque la prensa le de coba a algún energúmeno que ha equivocado la medicación y fabúla con guerras por un pedrusco lleno de monas, aquí preferimos hacer chistes de polillas copulando.

AN. Prescot bike fest. 2017

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s